Gastronomía sensorial: cómo adaptar la tendencia a tu restaurante - Tiller Systems
EducaciónTendencias

Gastronomía sensorial: cómo adaptar la tendencia a tu restaurante

By agosto 8, 2019 No Comments

Comer en un restaurante va más allá de degustar un buen plato. Más que utilizar el paladar, nuestra percepción del momento se conecta también con los otros sentidos: el tacto, el olfato, la vista y el oído. Así, cuando escogemos un restaurante especial, tenemos en cuenta también la experiencia que el establecimiento puede ofrecernos. 

Según un estudio realizado por Event Bride para Harris, 3 de cada 4 millennials prefieren vivir una experiencia inolvidable que comprar un objeto de valor. Por ello, la gastronomía sensorial es una de las tendencias más importantes del sector en los últimos años. 

Lo que puede sonar como algo muy exclusivo, como los restaurantes que ofrecen cenas a oscuras para los comensales, en realidad puede ser adaptado a cualquier tipo de local. Por ello, te explicamos aquí cómo sacar provecho de la gastronomía sensorial para impulsar tus ventas. 

gastronomía sensorialVer la preparación estimula los sentidos

Las cocinas abiertas ya no son una novedad en los restaurantes, pero es verdad que son un detalle que enriquece la experiencia. Esta forma de organizar el espacio permite al cliente ver los procesos de preparación del plato, la limpieza del lugar y las técnicas empleadas en las recetas. Incluso va más allá: posibilita la interacción de los chefs con los comensales. Además, permite que los olores y colores de los alimentos lleguen hasta el salón incluso antes de que los platos estén sobre la mesa. 

 

Beber y comer es un arte 

Comer por los ojos es una de esas expresiones que todos conocemos y que, cuando se trata de la restauración, no podría ser más acertada. Antes de probar los alimentos, los vemos y somos atraídos a comer por nuestra visión. Lo que quiere decir que sí, la primera impresión definitivamente cuenta. 

Por eso, el plating es tan importante. También llamado “emplatado”, el plating es el diseño de los alimentos en un plato, posicionados estratégicamente para que el conjunto parezca aún más bonito y apetitoso. Usa tu creatividad, aprovechando al máximo los colores y texturas de tus platos para crear verdaderas obras de arte. 

 

La decoración te transporta a cualquier sitio 

Aunque tu carta sea increíble, si la decoración de tu local no refleja la propuesta de tu restaurante, tus potenciales clientes no pasarán de la puerta. El ambiente a nuestro alrededor es un plus que nos ayuda a adentrarnos aún más en la experiencia ofrecida. Por ello, al abrir o reformar tu establecimiento, es muy importante que reserves una parte de tu presupuesto para la decoración. 

Si la especialidad de tu restaurante son los platos típicos de un país o región en concreto, es interesante tener detalles y una atmósfera que recuerden a ese lugar. No hace falta tener banderas o que tu local sea todo temático, pero puedes transportar a tu cliente al sitio que deseas a través de elementos como cuadros, adornos y la mantelería utilizada en tu restaurante.  

 

El color influencia la experiencia 

Sin darnos cuenta, el color de las marcas que consumimos y de los ambientes que frecuentamos influye directamente en nuestra percepción de la experiencia. Según la Psicología de los Colores de Eva Heller, los colores actúan sobre los sentimientos, estimulando distintas sensaciones. 

Colores como el azul que tanto encontramos en las redes sociales transmiten la calma y tranquilidad necesaria que nos permiten pasar horas mirando a una pantalla sin preocuparnos por el tiempo. Por otro lado, colores intensos como tonos de amarillo, naranja y rojo son comúnmente vistos en cadenas de fast food por ser energizantes y estimulantes. Lo importante es que escojas una paleta de colores que se adecúe al estilo de tu restaurante y a tus objetivos y no lo dejes al azar.

 

Música y comida se complementan

La música es un elemento que puede tanto ayudarte a crear un ambiente perfecto, como también destrozar toda una experiencia. Como una película, la música es la banda sonora de tu espectáculo, no la atracción principal. 

Así como la decoración, la música debe estar alineada con tu propuesta. Por ejemplo, si tienes un restaurante de cocina francesa tradicional, lo ideal es que tus clientes puedan disfrutar de una lista de reproducción llena de temas de música clásica y de la chanson française. 

Si no sabes cuál es el tipo de música que mejor se adapta a tu negocio, puedes recurrir a un servicio de music branding. Hoy ya existen agencias de marketing sensorial y music branding en toda España que pueden crear una identidad musical personalizada para tu local.  

 

¿Ya utilizas algunas de estas técnicas de gastronomía sensorial para mejorar la experiencia de tu restaurante? ¡Cuéntanos cómo!